top of page

EL ROL TRASCENDENTAL DEL TURISMO EN LA FORMALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA

LA FUERZA MOTORA DE LOS AUTÓNOMOS EN IBEROAMÉRICA


En la vastedad de Iberoamérica, el turismo se presenta como un crisol de oportunidades y desafíos que, correctamente abordados, podrían transformar la economía de la región. Como ferviente defensor de los autónomos, no puedo pasar por alto la relevancia que el sector turístico tiene en la formalización de la economía y cómo los trabajadores por cuenta propia pueden ser la fuerza motora que impulse el desarrollo sostenible en nuestros países.


El auge del turismo en Iberoamérica ha sido palpable en los últimos años, con un flujo constante de visitantes que quedan cautivados por la riqueza cultural, los paisajes impresionantes y la hospitalidad única de la región. Este boom turístico representa no solo una oportunidad para fortalecer la industria, sino también un momento histórico para impulsar la formalización de un gran número de trabajos por cuenta propia.


En el tejido de la economía iberoamericana, los autónomos desempeñan un papel crucial. Son emprendedores valientes que, a menudo, enfrentan desafíos significativos para llevar adelante sus negocios. La industria del turismo, con su capacidad para generar empleo diversificado y oportunidades de negocio, se presenta como un aliado estratégico para la formalización de estos emprendimientos.


El turismo en Iberoamérica es la llave para formalizar la economía y empoderar a los autónomos. En este momento crucial, debemos tejer alianzas estratégicas que conviertan la informalidad en un sendero haciaelemprendimientosostenible.

La informalidad laboral ha sido una sombra persistente en la región, con una gran cantidad de trabajadores por cuenta propia que operan en los márgenes del sistema. El turismo puede cambiar este panorama al proporcionar un flujo constante de demanda para una amplia gama de servicios y productos, desde la gastronomía local hasta las artesanías tradicionales. Este constante flujo de turistas brinda a los autónomos la oportunidad de establecerse como proveedores confiables y, al mismo tiempo, incentiva la formalización de sus actividades.


La formalización no solo implica beneficios para los autónomos, sino que también tiene repercusiones positivas para los destinos turísticos. La creación de un entorno empresarial estable y regulado contribuye a elevar la calidad de los servicios ofrecidos, fortaleciendo la reputación de la región como un destino turístico confiable y de alta calidad. Esto, a su vez, alimenta un ciclo virtuoso donde la demanda turística y la formalización económica se retroalimentan.


Como presidente de ATA Madrid, una asociación que aboga por los derechos de los autónomos, considero que es imperativo que los gobiernos y las instituciones trabajen en colaboración con el sector turístico para implementar políticas que fomenten la formalización. Esto incluye simplificar trámites burocráticos, ofrecer incentivos fiscales y proporcionar acceso a recursos financieros para los emprendedores.


El turismo en Iberoamérica no es solo un motor de crecimiento económico, sino también una oportunidad única para formalizar la economía y empoderar a los autónomos. Al aprovechar este momento histórico, podemos construir una base sólida para el desarrollo sostenible, donde la riqueza generada por el turismo se distribuya equitativamente, fortaleciendo la resiliencia de nuestras comunidades y consolidando a Iberoamérica como un referente global en turismo responsable y sostenible.


Comments


bottom of page