top of page

España se enchufa al reto de la conectividad iberoamericana

La modernización de la economía y de la sociedad de Iberoamérica se enfrenta a un importante déficit estratégico: la deficiente conectividad. Según Cepal, el 57% de la población de la región no tiene acceso a internet. Los datos del Banco Mundial son algo más optimistas, pero también cifran en más de un tercio el porcentaje de personas que viven en un completo apagón digital. Superar esta barrera se ha convertido en una prioridad para posicionar a la Región en la línea de salida de la nueva economía.


De hecho, será uno de los principales desafíos para el que se buscarán respuestas en el XIV Encuentro Empresarial Iberoamericano, acto oficial de la XXVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno (República Dominicana, 24 y 25 de marzo). Las empresas españolas, con unamplio 'expertise' y conocimiento tecnológico, ya toman posiciones para impulsar esta necesaria transformación.


Como destaca Narciso Casado, director general de CEOE Internacional y secretario permanente de CEIB (Consejo de Empresarios Iberoamericanos),«no cabe duda de que la industria 4.0 y las tecnologías representan una gran oportunidad para Iberoamérica. La conectividad permitirá un nuevo modelo de crecimiento más eficaz, generará nuevas oportunidades de negocio y de desarrollo social, una educación más asequible para todos y mejoras en las prestaciones».

Un esfuerzo conjunto, público y privado, «para garantizar una alianza por la conectividad universal». Casado agradece el esfuerzo colectivo «por identificar, valorar y facilitar todas las herramientas y soluciones innovadoras en este campo. Además, la conectividad es vital para las empresas desde su creación hasta su desarrollo, especialmente para su proceso de internacionalización, crecimiento y su productividad».

Una nueva era en la que hay que combatir la 'brecha social' provocada por la falta de acceso a una mínima conectividad, además de una formación adecuada para las profesiones de presente y futuro.

Trabajo por hacer

Esteban Campero, responsable de Economía y Empresas de Segib, añade cómo «no podemos entender el futuro y porvenir de Iberoamérica sin hacer frente a los retos de la conectividad y la transformación digital. No solo ilustran la velocidad de cambios a la que nos estamos enfrentando, sino también lo que podemos lograr si potenciamos la difusión y acceso de tecnologías ya existentes en los hogares de la región, en los procesos productivos, en el reordenamiento de las cadenas de valor…».

Coincide con Casado en la gran importancia de esta doble cumbre, «para crear un ambiente propicio para la vinculación entre actores, que permita la formulación de proyectos con una mirada de largo plazo y la búsqueda de soluciones regionales para problemas locales, para una región más justa, inclusiva y sostenible».

Queda trabajo por hacer, ya que, como destacan desde la organización, el endurecimiento de las condiciones financieras, la moderación del precio de las materias primas y el menor dinamismo de la economía mundial, han conducido, según el FMI, a unas previsiones de crecimiento en 2023 para América Latina y el Caribe de apenas un 1,7%. Y en este entorno, Latinoamérica también sufrió de un 'acelerón digital' por efectos de la pandemia, más coyuntural que estructural. Innovación a la fuerza que ha mostrado los beneficios de la tecnología, que debe formar parte de la hoja de ruta de los objetivos marcados: 'Hacia los desafíos de hoy y los sueños del mañana'.

Por una iberoamérica justa y sostenible

El Encuentro Empresarial Iberoamericano, organizado por el Consejo de Empresarios IberoamericanosCEIB, la Secretaría General IberoamericanaSegib, las organizaciones empresariales de República Dominicana (liderados por el Consejo de la Empresa Privada-Conep), y en colaboración con la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios-FIJE, tiene el lema 'Juntos por una Iberoamérica justa y sostenible'.

En este contexto, Narciso Casado destaca el evento como «el único referente del compromiso del sector privado y del desarrollo empresarial, que convoca a importantes autoridades de Gobierno y destacados representantes de instituciones, organismos multilaterales, organizaciones empresariales y empresas de toda la región». Un hito en el que se subrayará la importancia de nuevas inversiones, como en el caso de las propias, como señala Casado, en «conectividad y transformación digital para una innovación productiva y sostenible».

Miguel Ángel Panduro, consejero delegado de Hispasat, señala la importancia de la extensión de la conexión a internet vía satélite como vía de reducción de la 'brecha social': «Toda la flota de Hispasat cuenta con cobertura sobre la región y hoy ya dos tercios de sus ingresos proceden de allí. Nuestra posición, además, se ha visto fortalecida en los últimos años por la adquisición de dos empresas en la región: una en Perú para convertirnos en el líder de la distribución de contenidos audiovisuales (es una región con una escasa penetración de plataformas bajo demanda, como Netflix, en torno al 30%) y en la prestación de servicios de conectividad corporativos».

La generalización de uso pasa por la promoción de una cultura digital…pero para ello, hay que llegar a las zonas más remotas. De momento, Hispasat ya ha desplegado, por ejemplo, pilotos en Ecuador y Panamá sobre aula digital (acceso a Internet en el aula y zonas aledañas, dispositivos para docentes y alumnado, formación para docentes, etc.). En el caso de la telemedicina, Panduro destaca el despliegue «de dispositivos con videollamada y periféricos para realizar un primer diagnóstico y un seguimiento clínico».

Todo suma para paliar el 'déficit digital' en zonas de una región en la que, de acuerdo a estimaciones del sector, solo uno de cada tres gobiernos iberoamericanos tiene 'agenda digital', con una velocidad de la conectividad un tercio inferior a los países de la OCDE, con informes al respecto del Banco Interamericano de Desarrollo y Cepal o estudios como 'Latin American Economic Outlook'.

Desafíos y oportunidades para la inversión, como señala, como marco general, el recién presentado 'XV Informe de la Inversión Española en Iberoamérica', de IE University, Auxadi, LLYC e Iberia, con la colaboración de Casa de América. Destaca cómo un 79% de las empresas españolas esperan que su facturación en la región aumente en los próximos tres años. Un contexto en el que Luisa García, socia y COO Global de LLYC, subraya «la importancia de los encuentros en República Dominicana y de la presidencia española del Consejo de la UE para poner el foco en Latinoamérica».

Desde Teléfonica, señalan la importancia de trabajar para impulsar el progreso social a través de las telecomunicaciones, con más de 110 millones de clientes residenciales y empresariales en la región: «Telefónica Hispam desarrolla una estrategia de infraestructura eficiente con modelos sostenibles y alternativos para expandir la conectividad. En 2022 se reforzó la expansión de la fibra óptica al hogar, un 29,1% más que en 2021».


Despliegues acelerados en países como Colombia, Chile, Argentina y Brasil (la red de fibra más grande de Latinoamérica, con 5G activado en 27 ciudades) y empresas como 'Internet para todos' en Perú, creada junto a Meta (Facebook), BID Invest y CAF para conectar con internet 4G a centros poblados rurales, son ejemplos del trabajo de la compañía. Parte del esfuerzo colectivo para reducir la 'brecha digital', de los 'sueños del mañana' establecidos por las cumbres, por los que no hay que parar de trabajar

Comentarios


bottom of page