top of page

Los desafíos de las Mipymes en México

José Medina Mora Icaza


Las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPymes) son la esencia y el corazón de la Con- federación Patronal de la República Mexicana, Coparmex, que me honro en presidir.

El 89 por ciento de nuestras empresas afiliadas pertenecen a esa categoría: 37 por ciento son micro, 35 son pequeñas y 18 son medianas.


De acuerdo con los datos más recientes de #Da- taCoparmex, (una plataforma de indicadores, construidos a partir de encuestas que realizamos a los socios Coparmex de todo el país y con datos oficiales, que nos permiten medir los principales retos y oportunidades que enfrentan las empre-sas) el 40 por ciento de las MiPymes afiliadas a nuestra organización aseguró que tiene interés por comercializar o diversificar los mercados de su oferta de productos o servicios a nivel interna- cional. Del total, el 52.6 por ciento considera que ahora es un buen momento para realizar inver- siones, mientras que el 68 por ciento reporta que tiene planes para hacer crecer su negocio (más productos y/o más contratación y/o más infraes- tructura) durante este año.


En México, las MiPymes representan, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadísti- ca y Geografía, INEGI, el 99.8 por ciento de las unidades económicas de nuestro país, o sea 5.5 millones. Ellas generan el 43 por ciento del empleo total a nivel nacional y el 82 por ciento del empleo generado por empresas.


Por eso decimos que son el motor de crecimien- to y desarrollo de México. Si no las apoyamos, si no las cuidamos, si las dejamos que resuelvan por su cuenta los múltiples desafíos que enfren- tan a diario, estaremos afectando la economía nacional, pero también la de millones de colabo- radores y sus familias.


Además de enfrentar excesivas regulaciones (las microempresas socias de Coparmex destinan, en promedio, 49 horas al mes a atender el marco regulatorio, mientras que las pequeñas y media- nas dedican, en promedio, 80 y 123 horas men- suales a este propósito), estos negocios fueron afectados por la pandemia de Covid-19 y con este Gobierno federal los apoyos disminuyeron, pues desapareció el Instituto Nacional del Emprende- dor, INADEM, cuya tarea era “instrumentar, ejecutar y coordinar los apoyos incluyentes a los emprendedores y las MIPYMES, impulsando su innovación, competitividad y proyección en los mercados”.


En este momento, de acuerdo con expertos y la experiencia de nuestra Confederación, entre los principales desafíos que enfrentan, están: el incremento en el volumen de sus ventas; la adopción de nuevas tecnologías, la mejora en la productividad, la obtención de nuevos clientes, el enfrentamiento de los ciberdelitos y la adapta- ción al trabajo remoto.

Frente a esta situación, en Coparmex no nos hemos quedado cruzados de brazos.

Este año creamos el comité de MiPEs con el fin de convertir a Coparmex en un auténtico repre- sentante de las micro y pequeñas empresas del país. Estamos trabajando en una plataforma de servicios robusta que atienda las necesidades de las MiPEs e impulse su crecimiento.

Además, para llenar el vació que dejó la Feria del Emprendedor que organizaba el INADEM, en septiembre realizamos la primera edición de la Feria Iberoamericana de Innovación y Emprendi- miento, FIIE, en la cual se congregaron más de 7 mil participantes y más de 350 MiPymes y emprendedores, quienes participaron en 123 conferencias y talleres sobre temas como sustentabilidad, salud, comunicación, e-com- merce, tecnología, venta in situ y pudieron vincu- larse con instituciones financieras y empresas tractoras, para expandir sus proyectos.

Con estas acciones demostramos nuestro com- promiso de brindar soporte, asesoría y financia- miento a los negocios; además de contribuir a que estos creen ventajas competitivas a través de la innovación.

Estas acciones, así como la incorporación de la agenda de las MiPymes en las 19 comisiones de trabajo con las que contamos, son parte del Modelo de Desarrollo Inclusivo, MDI, que impul- samos para México.

Con este nuevo modelo que estamos trabajando en colaboración con otras organizaciones socia- les, la academia y ciudadanos, lo que buscamos es que el desarrollo económico vaya acompaña- do del desarrollo social, y nadie se quede fuera, así como del desarrollo sustentable, para no utilizar más recursos de los que el planeta puede generar.


En Coparmex creemos en la empresa como un motor de cambio para mejorar las condiciones de vida de nuestros colaboradores, sus familias, de las comunidades en donde están asentadas y de la sociedad en general, independientemente de lo que haga el gobierno.

Por eso en Coparmex trabajamos y seguiremos haciéndolo en favor de más y mejores MiPymes.




Comentários


bottom of page